fbpx

¿Ahijados? ¿Padrinos? Que todos digan… ¡Presente!

Son personas significativas escogidas por los padres para guiar, acompañar e instruir al niño a crecer en la fe y ser parte de su vida mientras crecen y aprenden.
Los padrinos serán los tutores legales en caso que el niñ@ quede huérfano de padre y madre; ellos están para cuidar y velar por su bienestar y seguridad, siendo apoyo idóneo para los padres cuando así se requiera

Aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger a los padrinos de tus hijos:

  • Que lleve una vida congruente alineada con la fe en Dios
  • Que sean personas dispuestas y comprometidas en hacer de su vida un ejemplo.
  • Que conozcan el significado y la responsabilidad de ser padrinos, así como su rol e impacto en la vida del niño.
  • Ser conscientes que escoger un padrino o madrina va más allá de una etiqueta o status social.
  • Tener la certeza que son personas de entera confianza, con un lazo afectivo que perdure en el tiempo a través de los tropiezos y cambios repentinos que la vida pueda dar, siendo parte de los momentos de celebración y firmes en los momentos de
  • Elegir personas que estén afines con su estilo de vida, valores, fe y forma de educar y criar; los padres deben estar seguros que son las personas que desean que hagan parte de la vida de sus1 hijos.
  • Que estén comprometidos en hacer parte de la vida y la crianza de sus ahijados, en sus momentos especiales, en sus momentos de cambios, en sus altibajos, en sus logros y en formación como personas de bien y seguidores de la palabra de Dios.

Descubramos juntos la importancia del rol de los padrinos en la vida de sus ahijados y la responsabilidad que implica aceptar un padrinazgo o madrinazgo

  1. Los padrinos acompañan y apoyan la formación de sus ahijados su rol es ser unos segundos padres para el niño.
  2. Son figuras y modelos a seguir para los niños. Los niños crean un lazo y admiran con orgullo a quienes son sus padrinos, impactando su vida y sus sentimientos.
  3. Llegan a convertirse en familia si no lo son; además de ser confidentes y guías en los momentos que se necesiten.
  4. Velan por la seguridad física y emocional de los niños.
  5. Enseñan acerca del amor incondicional, generosidad e instruyen en la fe.
  6. Afianzan lazos afectivos, emocionales y familiares a través de las generaciones.
  7. Son un respaldo firme para los niños, se convierten en las personas a las cuales pueden acudir para confiar, debatir, aclarar o pedir un consejo.
  8. Su ausencia puede impactar en la autoestima y valía de los niños.

Tener buenos padrinos es un regalo para toda la vida, es una muestra del amor de Dios en la vida de un niño y una demostración de amor incondicional.

Ser elegido como padrino o madrina implica una gran responsabilidad y honor, es el reflejo del cariño y la confianza de un padre que entrega su más grande amor ¡Su hijo! para ser atesorado, valorado, amado, cuidado y acompañado mientras crece y se forma en compañía con sus padrinos; este es un lazo afectivo que trasciende el tiempo.

Ser padrino no es algo pasajero, es un encargo de Dios, un compromiso adquirido libremente para ser cumplido a cabalidad con madurez y seriedad.

Escoger los padrinos es una tarea y decisión que debe tomarse con cautela, calma y cuidado, no por conveniencia como en muchas ocasiones se escucha que el padrino es el que más dinero tiene o mejor posición; lo realmente importante para hallar un padrino que sume a tu hijo radica en disponer el corazón y poner en oración esta gran decisión.

Si ya eres padrino o madrina reflexiona sobre el impacto, huella y el compromiso que tienes con tu ahijado (s).

Por más padrinos presentes para toda la vida.

Por Geraldine Salgado Gil

Comparte este contenido
Logo Whatsapp